ALOPECIA ANDROGÉNICA MASCULINA

Se denomina así a la calvicie común y es el tipo de alopecia más frecuente en varones. Comienza a los 20-25 años, aunque en ocasiones se puede iniciar antes.

Su origen es genético y hormonal. Los folículos de la zona frontoparietal y coronilla son más sensibles a la acción de las hormonas sexuales masculinas, que actúan sobre la raíz del pelo haciendo que sea cada vez más fino hasta que prácticamente desaparece (es lo que llamamos miniaturización del cabello)

Inicialmente se nota una disminución de densidad capilar en la zona de la coronilla y las entradas, más apreciable con luz clara e intensa desde arriba.

Es necesario un adecuado estudio tricológico mediante inspección y tricoscopia, para hacer un diagnóstico precoz y de este modo instaurar un tratamiento que frene la evolución de la misma. También es necesario un registro fotográfico estandarizado para poder valorar la evolución y respuesta al tratamiento.

A día de hoy no disponemos de un tratamiento curativo, por lo que el tratamiento precoz y mantenido a largo plazo es la mejor solución para frenar la evolución y obtener los mejores resultados. Aunque el objetivo principal es frenar la evolución de la alopecia, en ocasiones también se consigue un aumento de densidad capilar que puede llegar a ser muy significativo.

Habitualmente se realiza tratamiento más intensivo durante los dos primeros años, pudiendo posteriormente disminuir la frecuencia e intensidad de los mismos.

  • ANTIANDRÓGENOS (finasterida y dutasterida). Son los más eficaces, actúan sobre la raíz del pelo frenando la alopecia o incluso mejorándola. Dutasterida ha mostrado mayor efectividad que finasterida, sobre todo en alopecias difusas o de predominio frontal. Habitualmente se toman vía oral, aunque también se pueden aplicar por vía tópica en forma de loción o administrar mediante microinyecciones en consulta (mesoterapia capilar con dutasterida)
  • MINOXIDIL: se aplica sobre el cuero cabelludo en forma de loción o espuma y estimula el engrosamiento del cabello. También se puede tomar por vía oral, habiendo demostrado ser efectivo y seguro a dosis de 2.5-5 mg al día. Como efecto secundario puede aparecer hipertricosis (engrosamiento del vello), que es reversible.
  • MESOTERAPIA O MICROINYECCIONES DE FÁRMACOS:
    • DUTASTERIDA: se infiltra el fármaco directamente en el cuero cabelludo para que llegue al folículo en mayor concentración (saber más). Se repite de 2 a 4 veces en un año, dependiendo de la evolución.
    • PLASMA RICO EN PLAQUETAS: se extrae una muestra de sangre, que se centrifuga para obtener la porción rica en factores de crecimiento derivados de las plaquetas. Posteriormente se infiltra en el cuero cabelludo para estimular el crecimiento del cabello.
  • OTROS TRATAMIENTOS: en casos seleccionados, se puede utilizar tratamiento con láser de baja potencia, microneedling o análogos de prostaglandinas. En un futuro dispondremos de terapias con células madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *